Desconectar para conectar

Desconectar para conectar, sin lugar a dudas estamos ante la era de la tecnología, una tecnología a la que no podemos ser ajenos. Desde los más pequeños hasta los más mayores se hayan inmersos en este nuevo modelo de relacionarnos con el mundo.

Desconectar para desconectar

Sin lugar a dudas estamos ante la era de la tecnología, una tecnología a la que no podemos ser ajenos. Desde los más pequeños hasta los más mayores se hayan inmersos en este nuevo modelo de relacionarnos con el mundo. Sin duda la tecnología nos ayuda y mucho en nuestra vida cotidiana, organización, trabajo, relaciones sociales,.. pero también tenemos la otra cara de la moneda, la desconexión de nosotros mismos para conectar con esta era digital que nos rodea y que nos “agota las pilas” poquito a poco.

El hecho de desconectar genera debates de todos los modelos, pero donde más sin duda causa mella es en nuestro bienestar. Salís del trabajo y ¿ya no recibís whatsapp de allí? O ¿contestáis algún email?, ¿será quizás un cambio de turno con algún compañero? ¿o un cliente que en dos minutos dejamos solucionado? Os aseguro que nos causa mucho desgaste no sólo físico sino psicológico, que merma nuestra vida privada en cuanto a no sólo cantidad sino calidad.

Las personas que no descansan correctamente a nivel psicológico y físico teniendo que contestar llamadas, escribir correos o realizar tareas de cualquier tipo a distancia, acumulan un cansancio, que lo van a notar muy pronto. De hecho, está demostrado que el nivel de rendimiento en el trabajo está directamente relacionado con la satisfacción laboral y la desconexión del mismo. 

¿Has oído hablar del síndrome del burnout? O lo que es lo mismo, el síndrome del “trabajador quemado” está caracterizado por tres aspectos, a destacar irritabilidad, insomnio, desmotivación. 

España ha sido uno de los últimos países en contemplar entre sus leyes la desconexión laboral fuera de nuestro horario con la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de Diciembre (Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales -LOPDGDD-) con entrada en vigor el 7 de diciembre de 2018. De esta manera, queda legitimado la desconexión digital fuera del horario laboral, incluido periodos vacacionales.

Pero una vez más os pido más que leyes, tomar conciencia de cuán importante es nuestro bienestar para que a pesar del día tan “loco” y a la carrera que llevemos, podamos permitirnos desconectar de la tecnología, sin que sea lo primero y lo último que vemos en el día eso, precisamente, el móvil. 

Desconectar para conectar ¿Os atrevéis a probar durante una semana a no tocar el móvil en vuestro tiempo libre?

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: