¿Cuál es la mejor posición para dormir?

¿Sábes qué posición a la hora de dormir ocasiona menos alteraciones físicas a largo plazo? ¿Cuál es la mejor?

En este artículo os explicamos cuáles son las mejores posiciones para dormir

Como bien sabemos hay tres maneras más comunes que adoptamos las personas a la hora de dormir; la 1ª decúbito supino o boca arriba, 2ª decúbito lateral o de medio lado y la 3ª decúbito prono o boca abajo.
Pero, ¿cuál es la mejor para dormir? Y sobre todo, ¿cuál nos ocasiona menos alteraciones físicas a largo plazo?

Empezaremos hablando de la posición 1ª, en esta posición se aprecia que la columna posee una situación excepcional, debido a que las curvas naturales de la espalda no se ven alteradas (en una vista lateral).

En una visión frontal podemos ver que la columna se encuentra recta, tal y como debería ser (con ello evitamos una posición escoliótica de la espalda.

Respecto a la musculatura del cuerpo en general, se encontrarán en un estado de relación y sobre todo evitaremos zonas donde el músculo se elonge de manera inadecuada.

En la 2ª posición, (aunque en la imagen no sería la posición más correcta, debido a la posición fetal en la que se representa), la curvatura de la espalda se puede ver alterada si forzamos mucho la posición, pero si las ponemos las piernas ligeramente flexionadas, la curvatura de la columna vertebral vistas lateralmente se verán poco modificadas y no encontraremos zonas de tensión.

La precaución que debemos prestar en esta posición es simple, colocaremos una almohada entre las piernas para evitar el contacto óseo de las rodillas entre sí.

la 3ª posición, es donde el cuerpo va a presentar mayor índice de alteraciones.

En primer lugar la zona cervical (cuello) se presenta ladeado en todo momento (y por lo general en el mayor de las ocasiones se encontrará girado hacia el mismo lado), ello conlleva que la musculatura cervical de un lado se presente en casi su totalidad en un estado de relación mientras que la del lado opuesto se encontrará elongado y por lo tanto aparezcan, antes o después algún tipo de dolencia en la dicha región.

En la zona dorsal (es decir justo por debajo del cuello) por unión de cadenas musculares se verá afectado debido a las compensaciones obvias que el cuerpo adopta para evitar las dolencias.

Por lo tanto, dormir (ese momento tan esperado al final del día) siempre debe ser para recargar energía y reducir las tensiones musculares y emocionales ocasionadas durante todo el día; por lo tanto siempre debemos adoptar las dos primeras posiciones a la hora de dormir, para reducir lo máximo posible las tensiones musculares, ocasionando con ello que este momento sea un estadio para el descanso y la “recarga” de energía para el organismo.

Daniel Domínguez Campos

Fisioterapeuta colegiado 10892

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: